Pensamientos Alados

Un sitio creado a fin de unir mis pensamientos "en argentino y en gallego", un lugar para enlazar mis neuronas con mis dedos, un espacio para que critiquen mis cursilerías, amen mis neuras y para caminar mis segundos perdidos en el ciberespacio...

sábado, marzo 19, 2005

"Las palabras que no puedes leer"

Hoy no te he visto, eso no tiene mucha importancia en realidad, me conformo con acariciar tu recuerdo de vez en cuando. Pero no sabes lo difícil que resulta pasar las horas en las que charlabamos y reíamos... el vacío más tangible se cierne sobre mí y espero verte a cada segundo aparecer y decirme como siempre lo hacías "passa beibi"... pero sé que eso no ocurrirá. Y busco entre las flores aquella más hermosa para regalártela junto a mi sonrisa.
Esa sonrisa que tanto te gustaba en otras épocas. Esa sonrisa que no querías dejar de mirar.
Y se me congela el deseo, y mis lágrimas recorren el suelo, arrastrándose hasta besar tu sombra.
Ni el océano se mantiene ajeno a mis susurros silenciosos y te los lleva con la brisa marina para que rocen tu rostro. El sol se esconde tras tu voz y ya no me da calor, solo frío, un frío que quema las plantas de mis pies, que buscan con desesperación el calor de tus dedos y una tímida sonrisa amistosa, tibia, que sepa albergar mis miedos y risas.
Un eclipse entre tu presencia y la mía es lo que mas añoro. Y te pienso con todas mis fuerzas solo por verte, por leerte aunque ni siquiera tu lo sepas. Buscando las palabras para escribirte, para dibujar tu silueta con vocales, para mirarte a través de una canción.
Persigo los vestigios de tus amores, leo tus libros, aprendo de tus intereses y ya nada es mío, todo lo que me rodea es tuyo.
Mis amigas ya no entienden que quiero para mi, para ti, para todos. Ni yo misma lo sé, pero sé que tu ausencia se me clava en la espalda como millones de aguijones ponzoñosos. Sé que aunque no me leas, aunque no te lea, así nuestras figuras no se encuentren en este momento, seguirás perenne en mi pensamiento, anclado a la vera de mis ríos.
Amigo, te seguiré esperando, esperando un regreso que probablemente nunca llegue a traspasar mi mágico mundo de duendes y hadas. Pero aún así, mis frágiles alas seguirán batiéndose en tu cielo... y mis flores no dejarán de ser las que adornen tu pecho... porque estás unido a mi por mis sueños, deseos y pensamientos. Es apenas, un ínfimo y delicado hilo, que te tendrá atado a mí. Y serás felíz, todo lo felíz que puedas ser y que yo pueda desearte, porque solo en eso pienso... en que te levantes con esa sonrisa que tanto me conmueve para regalarsela al mundo, porque "a veces el mundo tambien ha de airearse".
Hada Purpura