Pensamientos Alados

Un sitio creado a fin de unir mis pensamientos "en argentino y en gallego", un lugar para enlazar mis neuronas con mis dedos, un espacio para que critiquen mis cursilerías, amen mis neuras y para caminar mis segundos perdidos en el ciberespacio...

sábado, marzo 26, 2005

¿Como entender?

Hoy siento que el amor se me escapa entre los dedos, en alguna fisura de mi interior, en el aletear de una mariposa. Hoy no tengo consuelo, veo que nada es como deseo, que me desean pero no valgo lo que debiera, o asusto a quien no tengo que asustar.
Temo por las cosas que nunca llegan, sufro por las que tengo que pelear, intento desesperadamente buscar entre el tiempo y la distancia, un lugar para la calma, para la paz.
Sé que las cosas no tendrían que ser como son, pero mucho menos debieran ser como eran. Atrás quedó la puerta abierta, el corazón palpitante y el sueño de un cuento antes de dormir.
Atrás, dónde no lo quisiste, atrás dónde no lo peleaste. Ahora el desafío es mayor, hay más cosas que arriesgar, yo, por mi parte, arriesgo todo mi futuro para ver que me das.
Y sin embargo, el futuro no se ve, no se ve la temeridad, no veo en tus palabras, el reconocimiento de mi verdad.
Aún hoy, muy a mi pesar, el pecho me estalla por tí, hoy sigo sintiendo la flama incandescente que me quema el cerebro cuando te oigo llamarme. Y no puedo evitarlo, y me muero de miedo... Dios, ¡tengo tanto miedo!. Si tu supieras cuanto temo por mi. Me aterroriza imaginarme que jamás te olvidaré, que jamás estarás para mí. Me paraliza pensar que no te tendré ni podré disfrutar de la compañía de nadie más.
No veo la salida a este sentimiento que se lleva consigo mi alma y mi temple. Pretendo ser justa, cuando en realidad no lo soy. Lo soy conmigo y contigo, pero con nadie más.
Aún siento pena por quien me ame, porque no sabrá como puedo amar, porque todo lo que tengo y lo que soy es para ti, para tus ojos, para tu alma, que no me sabe ver.
Solo soy capaz de imaginar una vida mendigando tu presencia, rogando que luches por mí, que obtengas la certeza de que eres único, que eres todo y que todo lo que hago, lo hago por ti.
Sabes que mi alma se desvanece en tu sonrisa, que podrías matarme y yo ser felíz. Conoces mi vida, mi existencia, mi úica debilidad que es tu sentir.
No hace ni falta que te diga, que podría ser felíz solo por saberte vivir. Por saber que existes en algún lugar del mundo, que respiras, que amas, que abrazas y besas, aunque no sea a mí.
Sí, mi mayor fortuna fue encontrarte... lejos, difícil, pero estás allí. Te conozco, te escucho, te veo sonreir. Podría tocarte, casi rozarte los labios con un suspiro, pero no enrroscarte entre mis piernas y no dejarte ir.
Y dices que me amas, que yo fui quien incluyó a otra persona en nuestro porvenir. Si supieras, amor mío, que yo me olvidaría del mundo, si solo me dijeses que así te tendría aquí. ¿Cómo es que otra persona puede importarte más que yo? ¿Cómo no ser egoísta cuando se muere de amor? ¿Cómo soportas que otro me toque, que otro me ame, y no seas vos?
¿Y cuando no había nadie? ¿Cuándo solo éramos tu y yo? ¿Porqué no llegaste a mis brazos y nos evitabas todo este desastre que solo cubre baches sin otorgar ninguna solución?
¡Porqué mato el mundo a mis pies por alguien que aún no sé si alguna vez realmente me amó! Arriesgo todo, con mi absurda sinceridad. Grito a quien sea que sólo vivo por vos. Lo sabe el mundo y quien no debe saberlo, me arriesgo a que me odien por oirte decir "amor". Te brindo la seguridad que nadie tiene, y sigues sin creer, sin confiar, con terror.
Y yo sigo perdida, con estas letras, que no son más que la descarga, que la sangre que no dejo correr. Con estas palabras que manan de mi destrozadas, débiles y desgarradas. Estas palabras que no puedo gritar, las únicas que no verán la luz. Porque a nadie temo, más que a tu juicio y tu valor. Porque no me importa lo que piensen, pero nada vale si tu no me entiendes.
No es una locura esto que he empezado mi vida, es verme sola, y sola, y sola... en todo. Es ver que no valgo para ti, que quizás jamás te tenga... y seguir así, vacía yo, vacíos mis días, hundiéndome poco a poco en una ciénaga de soledad.
Y sí mi cielo, la canción miente. "Quizás la soledad sea más mala de lo que parece". Y tu con tan poco llenarías mi vida, mi alma y mi corazón. Pero si tu no llegas, sólo me queda la esperanza, y un poco menos de eso que pido. Quizás mi alma y mi corazón sigan vacíos, pero mis días no. Sin embargo, espero... espero intentando no desesperar. Aunque mis penas me griten en estas letras, aunque mi alma llore y vague por toda la red. Y sigo esperando a que tu otra canción te domine... y que siempre estés un paso detrás de mí.
"Siempre por ti"
Hada Purpura