Pensamientos Alados

Un sitio creado a fin de unir mis pensamientos "en argentino y en gallego", un lugar para enlazar mis neuronas con mis dedos, un espacio para que critiquen mis cursilerías, amen mis neuras y para caminar mis segundos perdidos en el ciberespacio...

sábado, marzo 19, 2005

"Caprichos"

A veces me pregunto como es que el amor parece un niño caprichoso al que se le ha caído el helado de chocolate al suelo. Esta especie de sanguijuela romántica y antojadiza nos convierte en un abrir y cerrar de ojos en seres inseguros y volubles. Un día deseamos una cosa y al día siguiente nos interrogamos cómo es posible que teniendo aquel objeto de deseo que un día racionalmente elegimos, preferimos deshojar margaritas por un sujeto que no merece siquiera la tierra que se nos adhiere a la suela del zapato.
Y sí, a todos nos sucede alguna vez, nadie está excento de amar y sufrir por amor. Aún cuando intentemos ser sensatos y elegir en pos de lo que nos resulte conveniente, no faltará la oportunidad en que un cosquilleo incómodo y oscuro nos revuelva el pecho en busca de unas mariposas que ya no se posan en las flores de nuestro jardín. Un jardín que ha dejado de ser el edén, el paraíso, para convertirse muy lentamente en un hediondo pantano lleno de barro y moscas.
En mi vida, siempre he pensado que las mujeres guapas eran las que tenían justo aquello que anhelaban... especialmente en cuestiones del cuore. Pero señoras y señores, eso no es así. He descubierto que cuánto más guapa es una mujer, más complicada se vuelve su vida. Porque tiene a sus pies más de un caballero merecedor de su atención. Y ya no tiene que valorar alguna que otra cualidad en una persona. De eso nada. Tiene diferentes especímenes con virtudes y características completamente variopintas, unas tan genuinas como las otras. ¿Y como coño se decide?
Muchos recomiendan otorgarle la oportunidad a aquella persona que no te haga daño y te ame tal y como eres...
¡Malas noticias! Aún cuando esa persona exista y la tengas delante de la nariz, seguramente "el amor", te hará llorar a mares, desgarrándote las vestiduras, por aquel cabrón que ni siquiera te mira... o que te da largas... tan largas... que temes que tus cabellos se tornen blancos como la nieve, las tetas se te caigan hasta las rodillas y la cara se convierta en una burlona máscara llena de pliegues, arrugas y surcos esperándole.
Al parecer, el amor de películas y poesías es una maravilla (en las palabras). Pero despertemos, en la realidad es una quimera. Bueno, no... es posible... pero ¿cuánto dura?. Sí, seguramente todos estamos de acuerdo en que no importa cuánto dure, hay que disfrutarlo. Pero ya no contemos con tenerlo "hasta que la muerte nos separe". Eso era para nuestras abuelas que por mucho que quisieran separarse, no podían. Hoy por hoy, se vive el momento, el segundo, el beso. Mañana veremos que se hace.
Sí, ya sé, hoy estoy pesimista. horriblemente pesimista respecto al amor. Hay días de estos en que si el amor pudiera corporizarse le echaría una soga al cuello. Y le llamaría de hijo puta para arriba. También tengo mis días buenos, pero esos ya se harán presentes... espero.
Tengo toda la sensación de que hoy rompieron mi frágil burbuja de fantasía de un hondazo, me quitaron mis preciosas alas de hada y las pisoteron contra el suelo para demostrarme que a mi edad es ridículo usar alas de mariposa en la espalda... incluso he creído oír que alguien me gritaba que los unicornios no existen y las sirenas desafinan.
En fin... hoy el amor no tocará a mi puerta... y si toca, ojalá al pasar se pille el dedo con la puerta.

1 Comments:

  • At 9:41 a. m., Anonymous Anónimo said…

    "Hoy por hoy, se vive el momento, el segundo, el beso. Mañana veremos que se hace." me encanta :P ;)

     

Publicar un comentario

<< Index

Hada Purpura